Indice del artículo
Filtración de canales de tierra
Páginas 2
Páginas 3
Páginas 4
Páginas 5
Todas las páginas
Estudio de la filtración de canales de tierra y ..............................................

ESTUDIO DE LA FILTRACIÓN DE CANALES DE TIERRA Y SU

INFLUENCIA SOBRE EL NIVEL DE LA FREATICA EN

CAMPOS ALEDAÑOS.

RESUMEN

En el Valle Bonaerense del Río Colorado existe una importante red de canales de riego. Todos estos canales están construidos con tierra del lugar, en muchos casos con material arenoso. El sistema de conducción está formado por 6 canales principales que tienen una extensión de 331 km y un caudal de 70 m3/seg.

A partir del año 1997, con la construcción y llenado del Dique Casa de Piedra, hubo una importante disminución en el transporte de sólidos por el Río Colorado, provocando un aumento en la filtración de los canales al eliminarse el material impermeabilizante.

El objetivo fue la evaluación del comportamiento de la napa en la zona próxima a un canal principal de tierra durante un periodo de tiempo de un año y la determinación de las causas que originan los movimientos de la napa.

Se definieron dos sectores donde se estableció una red freatimétrica, identificados como Km 16,280 y Km 19,627 del canal principal Unificador III. El suelo es arenoso franco, de permeabilidad moderadamente rápida. El periodo estudiado fue de lluvias importantes, incluyendo el cierre y apertura del canal para el riego.

En el sector Km 16,280 las variaciones de la napa se produjeron luego de las lluvias. Se observa un leve descenso de la napa en algunos freatímetros debido al corte del riego por el cierre del canal principal y a la suspención de ingreso de agua a la parcela por una acequia. Los problemas de napa elevada tienen como causa principal los aportes de agua de lluvia, la escasa red de drenaje interno, y en menos medida los aportes del riego y el canal. No es significativo el aporte de agua por filtración.

En el sector Km 19,627 no existieron variaciones importantes del nivel de la napa, por lo tanto ni el canal principal ni las importantes lluvias afectaron a la parcela. No existe obra interna de drenaje, pero el buen drenaje natural mantiene la napa a profundidades óptimas para el cultivo bajo riego. Los manchones salinos no se deben a la filtración del canal principal, ni a la elevación de la napa.

Introducción


En el Valle Bonaerense del Río Colorado existe una importante red de canales de riego principales y secundarios. Todos estos canales están construidos con tierra del lugar, en muchos casos con material arenoso. El sistema de conducción está formado por 6 canales principales que tienen una extensión de 331 km con una capacidad de conducción de 70 m3/seg. La red secundaria es de 2.967 km y la terciaria de 2.143 km de longitud.

A partir del año 1997, con la construcción y llenado del Dique Casa de Piedra, hubo una importante disminución en el transporte de sólidos por el Río Colorado, provocando un aumento en la filtración de los canales al eliminarse el material impermeabilizante.

Muchos regantes linderos a los canales principales realizaron reclamos por elevación de napa y salinidad de suelos, ante la Corporación de Fomento del Valle Bonaerense del Río Colorado (CORFO-Río Colorado), solicitando la solución del problema. Para estos casos se puede planteas la construcción de canales de desagüe lateral, o drenes interceptores (Martinez Beltrán, 1986). Ante esta situación, se decidió estudiar el problema, instalando redes freatimétricas en dos sectores, tomando datos durante un año.

Objetivo

  • Evaluación del comportamiento de la napa en la zona de adyacencia de un canal principal de tierra durante un periodo de tiempo de un año.
  • Determinación de las causas que originan los movimientos de la napa.

Materiales y Métodos.

El ensayo se ubicó en dos sectores del canal Principal Unificador III, al este y al oeste de la localidad de Pedro Luro, Partido de Villarino, Provincia de Buenos Aires. Fueron identificados como “KM 16,280” (39º29´46”S; 62º42´10”O), al Oeste de la localidad de Pedro Luro y “KM 19,627” (39º30´18”S; 62º40´05”O) del Unificador III, al Este de la localidad.

El suelo de los dos sectores de estudio corresponde a las terrazas intermedias aluvionales del Río Colorado, más precisamente a la Serie Pedro Luro (Cappannini y Lores, 1966). Estos suelos son arenoso franco, formado por acumulaciones de materiales eólicos dispuestos sobre arenas fluviales más gruesas y ripiosas, ubicadas en antiguos cauces ya abandonados que el río excavó a través de las terrazas intermedias en busca del nivel de base, en el mar. La permeabilidad de estos suelos debe considerarse moderadamente rápida, y el drenaje superficial de moderado a rápido.

Ambas parcelas no tienen realizado canales de drenaje, y los existentes se encuentran fuera del área de influencia del lote de estudio. El año estudiado (1997-98) fue excepcionalmente húmedo, con lluvias importantes de 54 mm (4/1/98), 107 mm (19/2/98), 33 mm (20/3/98) y 61 mm (6/1/98).

Para los dos sectores se instaló una red freatimétrica de alta densidad (Luque y Vázquez, 1991). Los freatímetros se construyeron con tubos de PVC de 2 metros de largo, y 0,05 metros de diámetro, perforados en la base. Se realizaron mediciones desde diciembre a septiembre del año siguiente, incluyendo en el periodo al cierre (20 de Abril) y apertura (20 de Junio) del canal principal Unificador III. La toma de datos se realizó semanalmente.

Resultados y Discusión.
Se analizó el comportamiento de la napa para cada uno de los freatímetros a lo largo del periodo de tiempo estudiado. También se analizó el comportamiento de la napa en varios perfiles desde el canal principal hasta 600 m y 200 m de separación.

 

Area “KM 16,280”

El nivel de la napa se midió desde el 11 de Diciembre hasta el 21 de Septiembre del año siguiente, según los datos de la tabla Nº 1.

t002.gif

Tabla 1. Nivel de la napa para cada uno de los freatímetros en cotas IGM.

El sector presenta cuatro líneas de freatímetros paralelas al canal principal, a 10 m, 200 m, 400 m y 600 m de separación (sobre el canal de desagüe de cuenca). En la línea la separación fue de 300 m. El movimiento de la napa en estas líneas a lo largo del periodo de estudio se pueden ver en las figuras Nº 1, 2, 3 y 4. También se puede comparar las variaciones del nivel de la napa con las lluvias importantes y la apertura y cierre del canal principal Unificador III.

La napa tiene dos ascensos importantes coincidentes con las lluvias de Enero y Febrero, causales de dicho ascenso. Entre la primera y segunda lluvia se mantiene estable, pero en un nivel superior al anterior, y luego de la segunda lluvia también se mantiene estable, pero en un nivel más elevado aún. En los puntos 1, 5 y 9, línea próxima al canal de drenaje, se ve un efecto más marcado en la influencia en la influencia de las lluvias, ya que se suma a la precipitación del lugar, los aportes de

lluvias de
sectores aledaños. En el freatímetro 8 se ve un importante descenso de la napa a partir del 6 de Febrero, del orden de 0,70 m, y un leve ascenso después del cierre del canal principal. En el freatímetro 5 y otros, se ve un ascenso de la napa a partir del cierre del Unificador III, que no se puede atribuir a filtraciones del canal.

Figura 1. Altura de la napa en freatímetros 4, 8 y 12.

Figura 2. Altura de la napa en freatímetros 3, 7 y 11.

>
Figura 3. Altura de la napa en freatímetros 2, 6 y 10.

Figura 4. Altura de la napa en freatímetros 1, 5 y 9.

En los freatímetros 6 y 7 se produjo un encharcamiento superficial como consecuencia de la importante lluvia del día 19 de Febrero.

También se presenta para el análisis, el movimiento de la napa en los tres perfiles desde el canal hasta el punto más alejado (a los 600 m ). Se puede ver la distancia de la napa a la superficie del suelo en las siguientes figuras 5, 6 y 7.

 



Figura 5. Perfil freatímetros 1-2-3-4. Canal sobre freatímetro 4.

Figura 6. Perfil freatímetros 4-6-7-8. Canal sobre freatímetro 8.


Figura 7. Perfil freatímetros 9-10-11-12. Canal sobre freatímetro 12.


El nivel de la napa no tuvo grandes variaciones en los freatímetros próximos al canal principal (freat. Nº 4 y 12). Si varió en más de medio metro el freat. Nº 8, aunque en ese punto, igualmente se mantuvo alejado de la superficie.

 

Este sector próximo al freatímetro 8 presenta varios pozos causados por la extracción de tierra para un antiguo horno de ladrillos. Esta situación favorece la acumulación de agua de lluvia y el agua transportada por una acequia interna, paralela al canal principal Unificador III.

Las mayores variaciones de la napa se ven en el extremo opuesto al canal principal, donde corre un canal de drenaje (freatímetros 1, 5 y 9), de escasa profundidad.


Area “KM 19,627”

En este sector el nivel de la napa también se midió desde el 11 de Diciembre hasta el 21 de Septiembre del año siguiente, según los datos que se muestran en la tabla Nº 2.

Este sector no tiene canales de drenaje parcelario, y no existen en las parcelas linderas.

Tabla 2. Nivel de la napa para cada uno de los freatímetros en cotas IGM.

Este sector presenta tres líneas de freatímetros paralelas al canal principal, a 10 m , 100 m y 200 m de separación del canal principal Unificador III. En la línea la separación fue de 200 m entre freatímetros. El movimiento de la napa en estas líneas a lo largo del periodo de estudio se pueden ver en las figuras Nº 8, 9 y 10. También se puede comparar las variaciones del nivel de la napa con las lluvias importantes y la apertura y cierre del canal principal.

La napa no tiene variaciones importantes a lo largo del tiempo. Coincidente con las lluvias de Enero y Febrero, existen ascensos leves de la napa, que recuperan el nivel inicial rápidamente. En los puntos 3, 6, 9 y 12, próximos al canal, se mantiene la napa a una profundidad de por lo menos 1,50 m, salvo en el freatímetro 3, que es del orden de un metro, donde existe una depresión en el terreno.

No existen variaciones del nivel freático al momento del cierre y apertura del canal Principal Unificador III, aunque se ve un leve ascenso a pesar del corte del agua para riego.

El nivel de la napa respecto del terreno natural fue superior a un metro durante el periodo estudiado, no siendo esta condición la causante de la salinización del suelo en algunas áreas, sino que la salinidad es una condición originaria del suelo.


Figura 8. Altura de la napa en freatímetros 3-6-9-12.

 

Figura 9. Altura de la napa en freatímetros 2-5-8-11.

 

Figura 10. Altura de la napa en freatímetros 1-4-7-10.

También se presenta para el análisis, el movimiento de la napa en los cuatro perfiles desde el canal principal hasta el punto más alejado (a los 200 m). Se puede ver la distancia de la napa a la superficie del suelo, donde se aprecia (figuras 11, 12, 13 y 14) que el nivel de la napa siempre se mantuvo a una distancia superior al metros de la superficie del suelo.

 


Figuram11. Perfil freatímetros 1-2-3. Canal sobre freatímetro 3.

Figura 12. Perfil freatímetros 4-5-6. Canal sobre freatímetro 6.

Figura 13. Perfil freatímetros 7-8-9. Canal sobre freatímetro 9.

Figura 14. Perfil freatímetros 10-11-12. Canal sobre freatímetro 12.

Las variaciones del nivel de la napa en los freatímetros sobre el canal principal fueros similares a las de otros puntos más alejados, por lo que no se puede suponer una influencia del agua del canal en el movimiento del nivel de la napa.

Existe una buena pendiente de la napa desde el canal principal Unificador III hacia las líneas de 100 m y 200 m, indicando el buen drenaje natural de la parcela.


Conclusiones.

En el sector Km 16,280 se puede concluir que las variaciones más marcadas de la napa se produjeron luego de las lluvias de Enero y Febrero. No se ven aumentos de la napa debido a otras causas que no sean las lluvias.

Se observa un leve descenso de la napa en algunos freatímetros debido al corte del riego debido al cierre del canal principal Unificador III y a la suspención de ingreso de agua a la parcela por una acequia paralela al canal principal.

Los aumentos de la napa debidos a las lluvias son muy superiores a los descensos debidos al corte del riego. Los problemas de napa elevada tienen como causa principal los aportes de agua de lluvia, la escasa red de drenaje interno, y en menos medida los aportes del riego y el canal.

Se puede decir que no es significativo el aporte de agua como filtración del canal principal Unificador III.

En el sector Km 19,627 se concluye que no existieron variaciones importantes del nivel de la napa, por lo tanto ni el canal Principal Unificador III ni las importantes lluvias afectaron a la parcela.

En la parcela no existe obra interna de drenaje, pero el buen drenaje natural mantiene la napa a profundidades óptimas para el cultivo bajo riego. Esto permite concluir que los manchones salinos no se deben a la filtración del canal principal Unificador III, ni a una supuesta elevación de la napa en los sectores linderos al mismo.

Bibliografía.

Cappannini, D. A. y Lores, R. R. (1966) Los Suelos del Valle Inferior del Río Colorado. Colección de Sueols Nº 1 INTA. Buenos Aires. Argentina.

Luque, J. A. y Vazquez, R. J. (1991) Drenaje Agrícola y Desagüe de áreas inundables. Ed. Hemisferio Sur. Buenos Aires. Argentina.

Martinez Beltrán, J. (1986) Drenaje Agrícola. Manual Técnico Nº 5. Serie de Ingeniería Rural y Desarrollo Agrario. IRYDA. Ministerio de Agricultura, pesca y alimentación. Madrid. España.

Autor del trabajo:
Mariano Pla

CORFO-Río Colorado
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Trabajo presentado en el “Congreso Nacional del Agua”, 15 al 19 de Mayo de 2007, San Miguel de Tucumán.
 
Capacitaciones



Calle 5 N° 1294 - Pedro Luro - Buenos Aires - Argentina

Teléfono: 02928 - 420148 / 222 - Fax.: 02928 - 420495